11 cosas que aprendí en la Limpieza de Primavera

Actualidad Historias Wind Mundo Wingwind

El budismo define que el apego es la causa de todo sufrimiento. Ya sea el apego a las personas, a una etapa de nuestras vidas que consideramos feliz o a posesiones materiales que consideramos valiosas, el apego nos impide valorar el presente por aferrarse al pasado.

Con la edad, la compulsión por aferrarnos es cada vez mayor. Esta vez no quiero hablar de relaciones destructivas porque no aprendemos a dejar ir, sino en las cosas materiales, esas que acumulamos y con el tiempo terminan diciendo mucho de la personalidad de cada quien.

Este mes me tocó hacer limpieza de primavera en la casa. Afortunadamente me tocó tener más horas disponibles, así que me di a la tarea de hacer algo que en la familia tardamos más de 10 años en animarnos a hacer: ver qué servía, qué no y qué debía tirarse.

Fue una tarea más difícil de lo que esperaba. Las bodegas y alacenas de mi casa se habían llenado por 15 o 20 años de cosas que todo mundo guardaba “por si acaso” al punto de que la alacena y la bodega en el edificio no se daba abasto con tanta basura: desde electrodomésticos que ya no servían hasta latas de atún vacías, pasando por sillas rotas, hojas contables de los años 90 y una caja fuerte reforzada con concreto y cuya operación ya nadie recordaba. Más de 500 kilos de basura salieron en tres semanas.

Sin embargo, además de un dolor de espalda épico, aprendí varias cosas haciendo esta limpieza, mismas que les quiero compartir.

spring-cleaning-illustrations-vector

  1. Demasiado de algo siempre es demasiado. Tener muchos tuppers, cubetas o vasos desechables solo es bueno si se usan. Si se la pasan acumulando polvo, es un desperdicio de espacio.
  1. El espacio que le destinas a las cosas es espacio que pierde tu familia. Llega un punto en el que ya no puedes caminar a gusto por la casa por todas las cosas acumuladas que nadie usa, como aparatos de ejercicio que ahora son tendederos o cajas con vajilla que guardabas para una ocasión especial que nunca llegó
  1. Olvidar implica gastar doble. Encontré tres tostadoras, cinco cafeteras, dos exprimidores para jugo y cuatro vasos para licuadora porque se guardaban la primera vez, se olvidaban y a la hora de necesitarlos compraban nuevos, mientras que los primeros estaban sepultados entre montañas de “por si acasos”
  1. Si no se utiliza, no es útil. Suena redundante y obvio pero no lo es. Muchas veces guardamos algo “por si se ofrece” y esa ocasión nunca llega, por lo que el utensilio en cuestión acaba siendo inservible.
  1. No cuesta trabajo deshacerse del objeto, sino del recuerdo que trae. Ya sean muñecas viejas, un vestido de novia de los años 80, tus libros de la primaria (o los de tus papás), cubiertos doblados o figuras de madera rotas, lo que realmente cuesta es renunciar a la idea de que esos objetos te traen recuerdos: la falsa seguridad de tiempos pasados que con la distancia parecen mejores de lo que realmente fueron.
  1. Tienes que deshacerte de lo que ya no sirve para dar lugar a que llegue algo más. No solamente en el sentido literal. Al deshacernos de aquellas cosas que cargamos como símbolos de nuestro pasado, hacemos espacio para colocar cosas realmente útiles en este momento de nuestras vidas; cosas que en un futuro también se tendrán que ir para dar lugar a otras, como un ciclo interminable.
  1. Que algo te fuera útil en el pasado no quiere decir que lo sea en un futuro. ¿De qué te sirve tener el cucharón gigante de madera para el mole que usaba tu abuela? ¿Para qué necesitas el radio de casetes que usaba tu padre en su coche y que les acompañó en tantos viajes si esa tecnología ya no se usa? ¿Realmente necesitas ese exprimidor de naranjas cuando no tienes tiempo ni ganas de usarlo y puedes comprar jugo fresco en las tiendas cercanas? Es necesario discernir entre lo que nos ayudó en el pasado y lo que necesitaremos para el futuro.
  1. No es lo mismo querer que necesitar. Si lo pensamos un rato, realmente no necesitamos todas las cosas que compramos, más si fueron compradas por impulso. A primera vista, todo es necesario pero por algo está ahí acumulando polvo. Por eso no está de más preguntarse con cada objeto: “¿lo quiero o lo necesito?”
  1. Nuestro dinero se nos ha ido en plástico. Es increíble la cantidad de cosas de plástico en las que gastamos, dado que es un material que resiste realmente poco, se usa en todo, es difícil de reutilizar y en grandes cantidades resulta difícil de acomodar. Una falla en un electrodoméstico hecho de plástico puede arruinar todo el aparato. ¿Todas las casas juntan tantas cosas hechas de este material?
  1. Al deshacerte de lo que no necesitas, te liberas. No solamente liberas espacio en tu casa, sino que circula mejor la luz, el aire, puedes acomodar mejor lo que queda e incluso puedes vender el vidrio, metal o papel. Al final, el lugar se ve más amplio.
  1. Nuestra vida se vuelve pesada cargando cosas que no necesitamos. Primero puede ser un cuaderno, después un vaso o un regalo feo en navidad, mismos que no tiramos porque significan algo para nosotros. A la larga tenemos cuartos llenos de esas cosas y tenemos que dedicar espacios enteros solamente para lo que hemos acumulado. Así es la vida, con nuestros traumas y complejos, con la gente que extrañamos o las situaciones que añoramos. Nos volvemos pesados para avanzar en la vida por la carga emocional (y a veces física) que traemos diariamente.

 

Por ello, de vez en cuando es necesario limpiar. Solía hacerlo en mi habitación cada año y ahora decidí hacerlo en toda la casa. Viendo todo lo que movía, mi hermano y mi mejor amigo me ayudaron. Claro, encontramos cierta resistencia, pero es mejor hacer un borrón y cuenta nueva con las cosas que acaparamos para poder movernos a lo siguiente.

Feliz inicio de primavera para todos.

RP, publicista, dibujante, aprendiz de escritor, bloguero ocasional, devorador de libros y fan de la música. Siempre en busca de historias que contar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Lost Password