Hipsters: siempre tan mainstream

MKToons Uncategorized

MKTOONS-HIPSTERS

Se han convertido en algo tan común que los medios ya mueren por buscar a sus sucesores: desde los yuccies hasta los normcore. Lo cierto es que, aunque ninguno lo admita, es cool ser hipster, aunque sea un poco.

Lo que empezó como una corriente cuyo nombre se lo debe a los cantantes de jazz de los años 40 y que tomó elementos de los hippies, yuppies y el rock alternativo comenzó a tomar la forma que todos conocemos a finales de los noventa y en los 2000 ya era bien visto tener al menos un amigo hipster (que nunca admitía ser hipster al considerarlo peyorativo) y en la década siguiente los Millennials comenzaron a adoptar este estilo de vida en busca de una identidad fácilmente diferenciable.

Inicialmente los hipsters buscan salirse del promedio en cuanto a gustos y aficiones: música, cine, vestimenta, hábitos de consumo y estilo de vida. Ellos convirtieron a grupos pequeños de corte indie en éxitos que llenan estadios, revalorado a cineastas como Woody Allen, popularizado lo vintage entre las grandes marcas de ropa e incluso revivido el disco de vinilo, dado por muerto hace más de 2 décadas.

Jorge Pinto hace un retrato agudo pero preciso de ellos en su libro Hipsters: un manual ilustrado, publicado por Aguilar. Con mucha ironía, retrata de cuerpo completo a este grupo, desde sus gustos, aficiones, preferencias artísticas y estéticas, así como las características para identificarlos. Aunque se concentra en el caso de México, no deja de mencionar que es un fenómeno presente en muchos países.

Desde el SoHo londinense hasta Brooklyn en Nueva York, Barcelona (la ciudad hipster por excelencia), la zona norte de Amsterdam, Palermo en Buenos Aires y, por supuesto, el corredor Roma-Condesa en la Ciudad de México. Lugares que han adquirido una nueva identidad con la llegada de cafeterías, tiendas vintage, galerías, centros culturales y parques con actividades especiales.

Se puede decir que en su énfasis por ser únicos terminaron convirtiéndose en una moda más. Ahora vemos modelos con looks hipsters en campañas de publicidad, aparadores, como protagonistas de comedias románticas en Hollywood, abarrotando los conciertos de grupos “pequeños” que juran que nadie conoce, consolidando las barbas como una nueva moda entre el público jóven y el vestido como nueva forma de empoderamiento femenino.

Los hipsters, siempre tan mainstream.

 

RP, publicista, dibujante, aprendiz de escritor, bloguero ocasional, devorador de libros y fan de la música. Siempre en busca de historias que contar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Lost Password