Sobredosis de Marketing de Contenidos

MktBlog

¿Qué ocurre cuando las marcas producen más contenido que el que su público puede consumir?

Con la ola del Marketing Digital a la que todas las marcas se han sumado, la cantidad de contenido generando aumentó: marcas, empresas, ONGs y hasta instituciones educativas y gobierno se han sumado a entregar sus mensajes vía Marketing de Contenidos.

Blogs, vídeoblogs, gifs animados, infografías, frases, historias en Instagram o Snapchat, transmisiones en vivo y más recursos inundan las redes sociales, las páginas que visitamos y nuestra bandeja de entrada a diario. ¿Qué consecuencia tiene esto?

Tom Fishburne de Marketoon Studios apunta que en 2015 la cantidad de contenido generado por las marcas aumentó un 35 por ciento pero el engagement con las audiencias disminuyó 17 por ciento. Es decir, a mayor contenido, menores resultados.

En otras palabras, la gente deja de responder ante la saturación de mensajes. Actualmente vivimos una saturación de información. Antes de la ola digital se estimaba que una persona recibía al día unos 3 mil impactos visuales entre publicidad, letreros y texto, es decir, alrededor de un millón al año. Con los medios digitales esta cifra se elevó a más del triple, es decir, a 10 mil impactos diarios.

Como consecuencia, la atención de las personas que son constantemente bombardeadas con información se fragmenta y el tiempo que le dedican a cada uno de estos impulsos es apenas de segundos (6, según otras estimaciones). Por supuesto, dedicarán más tiempo a información que consideren relevante, como los videos de un influencer que admiran o un artículo de acuerdo a su profesión.

Ante esto, las marcas tienen el reto de dejar de saturar redes sociales y medios digitales con versiones para internet de su publicidad tradicional: dejar de recurrir a agencias de publicidad que trabajan “por kilo” haciendo piezas publicitarias para posts en Facebook o Twitter con vida corta o series web que nadie verá.

Los blogs y videoblogs desde hace mucho tiempo luchan por el público teniendo como armas la calidad de sus contenidos. Muchos portales informativos como Buzzfeed, Mashable, Engadget y GeekTyrant echan mano de cómo presentan el contenido cuando generarlo se convierte en una labor titánica.

Les conté alguna vez de un alto directivo que quería lanzar 10 redes sociales en redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram) produciendo 500 piezas publicitarias diferentes por marca y por día: 5000 diarias, 35,000 a la semana, 150,000 al mes, 1,800,000 al año. Además de que la labor requeriría un equipo enorme para producir eso (éramos 5 personas), la gente se vería saturada de contenido y abandonarían las páginas. No será la cantidad de contenido la que defina el éxito de las marcas en la red, sino la calidad de las mismas.

La calidad no tiene tanto que ver con el equipo de grabación que usen o los salarios que paguen, sino con la relevancia que tenga ese contenido para el público meta. ¿Es interesante? ¿Es útil? ¿Dice algo de la marca? ¿Les ayudará a tomar mejores decisiones de compra? ¿Tendrá vigencia en una semana, un mes o un año?

Ante eso, sabemos que un anuncio de revista recortado para Facebook no basta. Las agencias digitales lo saben. También saben que en internet la competencia más reñida y tienen las mismas posibilidades de dar a conocer sus mensajes que la Pyme que le deja las redes sociales al becario o al sobrino.

Esa es la democracia que trajo internet, al menos en contenidos.

RP, publicista, dibujante, aprendiz de escritor, bloguero ocasional, devorador de libros y fan de la música. Siempre en busca de historias que contar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Lost Password