10 cosas en las que los Millennials están dejando de gastar.

MktBlog

design

Como les había comentado en este post, este MKToons y este Wind Podcast, los Millennials, es decir, los que nacieron a principios de los 80 y hasta mediados de los 90, tienen un sistema de valores propio que es producto de contexto en el que les tocó crecer, mismo que influye en sus decisiones de compra.

Tal vez eso no se note a simple vista, pero cuando los casos aislados de personas en ese rango de edad que compran o dejan de comprar ciertos bienes o servicios se acumulan, podemos detectar las tendencias de consumo. Aunque esto no se puede generalizar, porque hablamos de rubros en los que no se deja de gastar, se puede ver una baja significativa en el consumo para la también conocida como Generación Y.

El portal de la revista Time, en su sección Money, publicó una nota sobre las 10 cosas en las que los Millennials ya no están gastando su dinero, de acuerdo al contexto socioeconómico estadounidense. Sin embargo, es algo que se verá reflejado en buena parte de los países de occidente, es decir, América y Europa, así como en países con economías fuertes en otros continentes como Japón, Australia, Sudáfrica, India o China.

Estos son los 10 conceptos en que los Millennials ahora gastan menos:

  1. TV de paga.

La llegada de Youtube y servicios de streaming como Netflix o Hulu han desplazado a la Televisión por cable o satélite como la favorita de los jóvenes. Solamente el 44% de los menores de 35 años consumen TV de paga en comparación con el 71% del estadounidense promedio.

En este Post y este Podcast platicaba de las desventajas que la televisión tiene respecto a los servicios de streaming: tener que apartar un día a la misma hora todas las semanas para tu programa favorito es muy difícil con la vida de hoy, y los Millennials quieren ver el contenido que quieran a la hora que quieran y en donde estén, ya sea a través de su Smartphone, Tablet, laptop o Smart TV.

  1. Inversiones

Con las perspectivas económicas, lo más recomendable para los jóvenes es que inviertan, de preferencia en acciones de empresas. Entonces, ¿por qué no lo hacen?

Las recientes crisis económicas en varios países nos hizo testigos de casos en los que personas que habían ahorrado toda su vida perdieron todo su dinero por los malos manejos de las instituciones financieras, muchos Millennials que vivieron la gran recesión prefieren meter su dinero en el colchón que en Wall Street.

Wells Fargo hizo una encuesta y el 52% de las personas entre 22 y 32 años no confían en invertir en el mercado como opción para el retiro.

  1. Cerveza industrial

Sí. Es lo que están pensando. 43% de los Millennials dicen que la cerveza artesanal tiene mejor sabor que las cervezas fabricadas industrialmente, como Corona, Indio, Coors, Mahou o Heineken, contra 32% de los Baby Boomers que opinan lo mismo.

A su vez, se estima que el 50% de los Millennials consumen cerveza artesanal contra 35% del promedio de la población. Para ellos, las cervezas idustriales son los clásicos, algo que tomarían sus padres pero que no por eso tienen el mejor sabor.

  1. Automóviles

No solamente por que adoptan otras formas de transporte como la bicicleta. Es un asunto cultural que se irá acentuando al largo plazo. No solamente se debe a lo que cuesta comprar un coche, sino a los gastos adicionales que llevan consigo como seguros, talleres, verificación, tenencia, estacionamientos, limpieza, etc.

Se estima que menos del 70% de las personas entre 16 y 24 años tienen licencia de manejo y en 2010, el sector de entre 21 y 34 años fue responsable solo del 27% de las ventas de coches nuevos. De ahí en adelante, todo va de bajada.

  1. Casas y departamentos

Aquí habría que ser más específicos para que no parezcan insensibles que no piensan a largo plazo. No es tanto que no quieran comprar vivienda, es que no pueden. Los precios de la vivienda se han disparado en zonas urbanas. De hecho, nueve de cada diez jóvenes quisieran tener su propia vivienda, pero no pueden pagarla.

Según un estudio de Harvard, las personas menores de 35 años que poseen su propia vivienda cayó 12% entre 2006 y 2011. A su vez, en ese periodo se han sumado 2 millones de Millennials estadounidenses que viven con sus padres. Fenómenos similares ocurrieron en países que resintieron la crisis reciente, como España e Italia.

Se estima que pase mucho tiempo para que los más jóvenes comiencen a comprar casas, siendo la renta la mejor opción para muchos por el momento, incluso con el aumento en el empleo, ya que los salarios y las prestaciones no mejoran en la misma medida con las reformas laborales y los nuevos esquemas de contratación que muchos países ya están adoptando.

  1. Artículos que se venden en clubes de precios

¿Te acuerdas cuando ibas a Costco o a Sam’s Club y llenabas el coche con artículos tamaño mega familiar como para abastecer un albergue en vez de una familia? Pues eso va de salida.

Suena loco, pero hay que recordar que los Millennials compran menos casas y coches. Así, tener una membresía de algún club de precios no parece una idea tan buena. No es tan fácil llevar a pie una dotación anual de Choco Milk, un galón de suavizante de ropa y 26 rollos de papel de baño. Vaya, ni en bus o en metro suena factible. Esto sin tomar en cuenta que no habría dónde poner todo eso si el departamento es de 40 metros cuadrados o vives en un estudio de 20.

En Estados Unidos, Costco ha tratado de compensar esa situación aliándose con Google para llevar las cosas directo al domicilio de sus clientes, aunque no les convence del todo esa idea, sobre todo por los costos de envío.

  1. Bodas

¿Se acuerdan cuando casarse parecía una ceremonia de transición hacia la adultez? El 65% de aquella generación que nació entre los años 20 y los 40 se casaba entre los 18 y 32 años. Desde entonces, las siguientes generaciones han esperado más y más para dar el paso.

Para muestra, un botón: tan solo en Estados Unidos, 48% de los Baby Boomers se casaban en ese rango de edad, comparado con el 35% de los de Generación X y 26% de los Millennials.

Ahora, no es que todos le tengan pavor al matrimonio o que odien la idea. Es muy similar a lo que pasa con la vivienda. Muchos quisieran casarse, pero prefieren esperar a tener la estabilidad financiera necesaria para hacerlo.

  1. Hijos

Parece consecuencia lógica del punto anterior. Es difícil gastar en niños si no tienes.

Sí, puede ser porque se casan menos, pero también es un asunto de planeación. Según un estudio de 2012, el 42% de los Millennials planean tener hijos, en contraste con el 78% de hace 20 años.

Tal vez todo esto tiene una explicación lógica: después de una infancia o juventud marcada por crisis económicas y recesiones aún en los países más ricos, no es que los jóvenes no quieran comprar casa, ni coche, ni casarse ni ser padres, es que simplemente les da miedo el asumir esos compromisos económicos en medio de tan inestabilidad.

  1. Seguros médicos

¿Han escuchado a alguna persona afirmar que no se piensa enfermar? Pues no lo dice solamente por alardear. Se estima que en Estados Unidos, el 40% de los jóvenes entre 18 y 34 años no cuentan con ningún tipo de cobertura médica por ese motivo.

En México, el panorama no es más alentador. Aquí, el 60% no cuenta con seguridad social de ningún tipo, incluyendo seguro médico.

Sin embargo, la gente en ese rango de edad en su mayoría cuenta con tal nivel de salud que las compañías de seguros estadounidense se refieren a ese sector como “Los Invencibles”

  1. Cualquier cosa que les digas que compren

Cuando se trataba de comprar un bien o servicio, nuestros padres y abuelos recurrían al consejo de amigos, compañeros de trabajo o familiares. Los Millennials, por otra parte, prefieren recurrir a investigar y leer las reseñas que se han publicado sobre lo que quieren comprar, incluso aunque sean de personas que no conocen.

No cabe duda: las tendencias de consumo han cambiado y esto se va a acentuar con el tiempo, así que será interesante ver cómo estas industrias se adaptarán al sector de la población más numeroso y con un cada vez mayor poder de compra.

RP, publicista, dibujante, aprendiz de escritor, bloguero ocasional, devorador de libros y fan de la música. Siempre en busca de historias que contar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Lost Password