Marketing y desastres naturales

MktBlog

La duda me ha estado rondando la cabeza durante semanas: los sismos del 7 y 19 de septiembre dieron la oportunidad a la sociedad civil y las empresas de llenar el hueco que el gobierno no podía cubrir en las labores de rescate y acopio.

Cada quien puso en la medida de sus posibilidades: desde Bimbo y Modelo que pusieron su flotilla de camiones para el transporte de víveres hasta los taqueros de la esquina que fueron a alimentar a los rescatistas. Abogados y agentes de seguros se pusieron al servicio de quien necesitase asesoría si perdió su casa o fue despedido, todo esto sin costo. Las redes sociales probaron su valía como canales de comunicación y difusión que conectaba a unos ciudadanos con otros.

¿Y qué hizo la gente de marketing?

No me refiero a la gente que trabaja en marketing y que por iniciativa propia fue a ayudar o juntó a sus amigos para hacer la diferencia, que de esos afortunadamente hubo muchos, sino a que hicieron las empresas de mercadotecnia y quienes en ellas trabajan para poner su talento al servicio de una sociedad en crisis.

Durante años la gente de marketing ha pregonado la importancia de lo que hacen para mover a la comunidad, crear auténticos cambios sociales, aumentar ventas y hacer crecer y prosperar a las empresas. ¿Por qué cuando realmente se les necesitaba para movilizar a la sociedad y llamarla a la acción se mantuvieron callados?

Si no puedes mostrar la utilidad de lo que haces cuando realmente se le necesita. ¿cuándo?

Quizá entre las razones por la que el marketing no actuó se encuentra la falta de dinero o premios: como no había un cliente que pagara grandes sumas o no les iba a acreditar una nominación al León de Cannes, no se molestaron. Algunos llegaron al extremo de sancionar a los empleados que decidieron ir a ayudar.

O tal vez porque más que cero ingresos, representaba costos. ¿Quién iba a pagar la pauta de Facebook o que los ejecutivos de RP estuviera negociando espacios para una causa sin paga en vez de los temas del cliente? Como sea, me niego a aceptar que el marketing es inútil cuando realmente se le necesita.

¿Qué puede hacer el marketing todavía? Pueden servir tres propuestas:

Campañas para reactivar la economía local

Los barrios, ciudades o estados afectados tienen un efecto colateral al ser zonas de desastre: menos turismo. Solamente incentivando el consumo se pueden reactivar su economía, salvar empleos y ayudar a cientos de familias. Una campaña con videos en Youtube o Facebook pueden ser un buen inicio y solo se necesita un smartphone y creatividad.

Concientización en redes

Las redes sociales probaron su valor como canales de comunicación. ¿qué pasaría si se unieran a influencers y líderes de opinión para continuar con las labores de acopio, pedirles cuentas a gobiernos locales, combatir la corrupción o evitar abusos a los que perdieron su casa? ¿Por qué no unir todo con una campaña, un eslogan o un hashtag?

Unificar a la industria con una campaña

Vemos por un lado a publicidad, por otros a estudios de mercado, relaciones públicas, digital, promociones y demás. ¿Qué pasa si las asociaciones se unen con esta campaña? Podrían jalar a las agencias grandes y esto anime a las pequeñas a participar. Si todos ponen un poco de esfuerzo, el costo es significativamente menor.

Por supuesto, todo depende de que los responsables de marketing decidan unirse y hacer comunidad. Esto implica dejar de lado envidias y rencores en pro de una sociedad para la que siempre dicen (o decimos) servir, pero que en un momento clave no se atendió.

RP, publicista, dibujante, aprendiz de escritor, bloguero ocasional, devorador de libros y fan de la música. Siempre en busca de historias que contar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Lost Password